El canto primitivo de la Edad Media

Como ya sabes, la Edad Media abarca desde el año 500 hasta el 1500 aproximadamente. La música que se hacía en los comienzos de esta época se llama canto llano, un conjunto de cantos heredados de la época romana y practicados en celebraciones religiosas. Estos cantos eran de origen pagano, por lo que la iglesia cristiana no estaba muy satisfecha con la herencia romana y quiso crear su propia colección de cantos.

Pensad que el Imperio Romano llegó a ocupar todo el Mediterráneo (llamado por ellos Mare Nostrum = “Nuestro Mar”). En la zona Occidental (Hispania, Galia y todas las regiones de la actual Italia) se hablaba el latín, pero en la Oriental (Grecia, Egipto, Siria, etc.) se hablaba griego. Al terminar el Imperio todo el Mediterráneo se fragmentó y cada región quedó en manos de diferentes señores feudales. Sin embargo, la Iglesia pretende mantener la hegemonía en toda la cristiandad.

También tenéis que saber que los rezos se hacían siempre cantando, como se había venido haciendo en toda la antiguedad. En cada lugar se rezaba de una forma algo diferente y se tenía una liturgia distinta, aunque en todo occidente había ya unidad religiosa: el Cristianismo. Para terminar con tanta diversidad de liturgias se realizó una importantísima unificación de manos del papa Gregorio I el Magno hacia el siglo VI. Bajo su papado se recopilaron y organizaron todos esos rezos de cada lugar: himnos, antífonas, responsorios… para darles unidad. A este repertorio que mezcló los diversos ritos cristianos se le denomina hoy en día canto gregoriano, en honor al papa Gregorio I. En general se utilizó el latín, la antigua lengua del Imperio, pero también hay unos pocos cantos en griego.

La liturgia oficial a partir de ese momento quedó fijada en un libro llamado antifonario. Dicho antifonario fue copiado y aprendido en todos los monasterios de la cristiandad para olvidar las antiguas liturgias de origen pagano. Un dato curioso: este mismo conjunto de rezos cantados recopilado hace más de 14 siglos sigue siendo el canto oficial de la Iglesia Católica Apostólica Romana.

Los  monjes debían aprender todos esos cantos del antifonario y usarlos en el Oficio Divino, cantando sentados en las sillas del coro. Los que tenían mejor voz y afinaban correctamente formaban la schola del monasterio, encargada de los cantos más complicados y de enseñar las melodías a otros monjes y fieles. Pero también había otros cantos en los que el sacerdote repetía una fórmula sencilla y el pueblo respondía en una especie de recitado.

Las características principales del canto gregoriano son:

  • Es un canto a capella, sin acompañamiento, cantado con una única melodía que entonan todos los monjes a la vez.
  • Se canta principalmente en latín.
  • Su melodía es suave y sencilla.
  • Usa los modos melódicos antiguos, heredados de los griegos.
  • No tiene compás, se canta siguiendo el ritmo de las palabras.
  • Es anónimo.

Aunque el gregoriano es el repertorio difundido oficialmente desde Roma y, por lo tanto, el más conocido, han quedado otros, como el ambrosiano o milanés (de la zona de Milán), el galicano (en Francia), el romano (en Roma) o el canto mozárabe o visigótico (en la Península Ibérica) mantenido hasta la actualidad principalmente en Toledo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s